Normal view MARC view ISBD view

Pastoreo regulado y bostas del ganado como herramientas forestales para protección de arbolitos en un sistema silvopastoril

by Barrios Velazquez, C.A; CATIE, Turrialba (Costa Rica).
Publisher: Turrialba (Costa Rica) 1998Description: 93 p.Subject(s): BOMBACOPSIS QUINATA | DAÑOS MECANICOS | ESTABLECIMIENTO DE PLANTAS | ESTIERCOL | NICARAGUA | PASTOREO | PISOTEO | PITHECELLOBIUM SAMAN | PLANTULAS | RAMONEO | RIVAS | SIEMBRA DIRECTA | SISTEMAS AGROSILVOPASTORILES | BOMBACOPSIS QUINATA | BROWSING | DIRECT SOWING | FARMYARD MANURE | GRAZING | MECHANICAL DAMAGE | NICARAGUA | PITHECELLOBIUM SAMAN | PLANT ESTABLISHMENT | SEEDLINGS | TRAMPLING | BOMBACOPSIS QUINATA | DEGAT MECANIQUE | ETABLISSEMENT DE LA PLANTE | FUMIER | NICARAGUA | PATURAGE | PATURAGE AERIEN | PIETINEMENT | PITHECELLOBIUM SAMAN | PLANTULE | SEMIS DIRECTOnline Resources: Es Summary: El establecimiento de árboles maderables en potreros tiene varios obstáculos: Biofísicos: Escasez de propágulos por falta de fuentes semilleras de especies maderables de alto valor comercial; muerte de plántulas por variabilidad en la humedad al inicio del período de lluvias; depredación de semillas y plántulas por roedores; competencia agresiva de las gramíneas; baja calidad de sitios en pasturas degradadas por compactación y escasez de nutrientes; y en fin daños directos del ganado por pisoteo y ramoneo. Económicos: altos costos de establecimiento y financieros de los sistemas técnicos de plantaciones puras convencionales. El ganado en pastoreo tiene selectividad de consumo por gramíneas y plantas verdes y ricas en N y rechaza vegetación contaminada con sus heces. El forraje disponible influye la selectividad del ganado y el nivel de defoliación de la vegetación. Se ha constatado que las bostas del ganado enriquecen con nutrientes el micrositio donde son depositadas y mejoran la estructura del suelo. Se pensó que para viabilizar el establecimiento de genízaro (Pithecellobium saman (Jacq.) Benth.) (leguminosae) y pochote, (Bombacopsis quinata (Jacq.) Dugand) en potreros, salvando los obstáculos mencionados, se podría hacer a través de siembra directa de semillas pregerminadas cuando haya suficiente humedad en el suelo; siembra sobre el substrato de bostas del ganado supuestas ser un substrato más fértil y repeler el ramoneo del ganado; pastoreo regulado del sitio, en nivel de carga y períodos; a fin de manipular la selectividad del ganado y permitir más tolerancia de eventuales daños. Aplicar a los arbolitos un repelente a base de estiércol líquido fermentado. Se hicieron tres experimentos para evaluar: a) crecimiento, ataque de depredadores y sobrevivencia de semillas establecidas en substrato bostas y suelo sin bostas; b) crecimiento, daños y sobrevivencia de plántulas de P. saman de 27 días creciendo en bostas y en suelo sin bostas, en potreros pastoreados con tres cargas animales; c) crecimiento, daños y sobrevivencia de arbolitos de pochote de 27 días con y sin repelente a base de estiércol líquido, en potreros pastoreados con tres cargas animales. Los estudios se realizaron en una finca privada en Rivas, Nicaragua entre mayo y agosto de 1998. La zona de vida es bosque tropical semi-húmedo, y el sitio era una pastura de jaragua Hyparrhenia rufa a nivel medio de degradación. A los 27 días, la sobrevivencia (93 vs 77 por ciento) y altura de plántulas (11 vs 9 cm) sembradas en suelo sin bostas fue mayor que en bostas, debido principalmente al encostramiento superficial de las bostas que aumenta la resistencia a la penetración de la radícula y la elevación de los cotiledones. Sin embargo, en bostas creció más la vegetación adyacente (65 por ciento más) y hubo menos ataque de plagas (3 veces menos). Se encontró más N y P en los tejidos de las plántulas de P. saman en bostas. A fin de evitar los riesgos de encostramiento se recomienda sembrar en bostas semi-deshidratadas, o en el borde de las bostas. Después de 4 ciclos de pastoreo y a 60 días de siembra: a) la altura; b) crecimiento durante la fase de pastoreo; c) porcentaje de plántulas intactas; d) sobrevivencia de plántulas de P. saman, fue mayor en el tratamiento de carga media en bostas (17.2 cm; 8.5 cm; 73 por ciento y 92 por ciento), y el de peor desempeño fueron los tratamientos de carga media y alta en suelo sin bostas (14 cm; 3.5 cm; 28 por ciento y 68 por ciento). Con el aumento del nivel de carga aumenta el daño total a las plántulas, disminuye la vegetación adyacente y por tanto la cobertura del suelo. Sin embargo, mientras en bostas el pastoreo y la defoliación del pasto facilita que las plántulas crecen con cargas media y alta, en suelo el pastoreo con nivel de carga media y alta el crecimiento es menor que con carga baja. Se concluyó que en bostas es posible aumentar la carga animal hasta el nivel medio (igual a las cargas corrientes de la ganadería local) y lograr los mejores resultados, mientras en suelo los mejores resultados se obtienen con la carga más baja. Las bostas mostraron gran eficacia en repeler el ramoneo; solo 0.4 por ciento de plántulas fueron ramoneadas; y la vegetación adyacente a bostas fue 150 por ciento más alta que en sitios sin bostas. Sorprendentemente, las bostas también protegen del pisoteo, éste fue significativamente menor en bostas (17 vs 56 por ciento). El ganado mostró selectividad por la vegetación adyacente, en el peor de los casos el ramoneo de plántulas fue de 13 por ciento. Después de 3 ciclos de pastoreo y a los 47 días de siembra, los arbolitos de B. quinata con repelente tuvieron mejor desempeño respecto a altura de arbolitos (11.2 vs 7.8 cm), altura de la vegetación adyacente (28 vs 15 cm); y la sobrevivencia (71 vs 60 por ciento). Sin embargo, en todos los casos los arbolitos disminuyeron su altura respecto a antes de pastoreo. la razón principal parece ser el alto nivel de pisoteo, debido a la siembra en las cercanías de las divisiones de los potreros por donde el ganado aparentemente traficó más. La siembra de seudoestacas, la soltura de suelo en el micrositio de siembra debido al hoyado contribuyeron a la gravedad del efecto del pisoteo. La mayor altura de la vegetación adyacente a los arbolitos con repelente se tomó como evidencia del efecto repelente del estiércol líquido usado como repelente. La siembra directa, el substrato bostas y el pastoreo regulado contribuyen a la compatibilidad ganadería y establecimiento de árboles. El ganado tiene rechazo por la vegetación contaminada y los arbolitos pueden ser protegidos por estiércol en forma de bostas o líquido. La vegetación en general crece más cuando están en el área afectada por aplicación de estiércol, eso confirma lo establecido por varios autores respecto al aporte de nutrientes y mejoramiento de la estructura del suelo. La clave del manejo silvopastoril para lograr el establecimiento de arbolitos bajo pastoreo es regular el forraje disponible para mantener la preferencia del ganado sobre el pasto, pastorear cuando los arbolitos tienen capacidad de cierto daño; y mantener un nivel de cobertura para proteger suelo y dar poco sombreamiento a los arbolitos.
    average rating: 0.0 (0 votes)
Location Collection Call number Status Date due
BCO
GRAL Available

15 ref. 13 tab. 65 ref. Sum. (Es)

Tesis (Mag. Sc.)

El establecimiento de árboles maderables en potreros tiene varios obstáculos: Biofísicos: Escasez de propágulos por falta de fuentes semilleras de especies maderables de alto valor comercial; muerte de plántulas por variabilidad en la humedad al inicio del período de lluvias; depredación de semillas y plántulas por roedores; competencia agresiva de las gramíneas; baja calidad de sitios en pasturas degradadas por compactación y escasez de nutrientes; y en fin daños directos del ganado por pisoteo y ramoneo. Económicos: altos costos de establecimiento y financieros de los sistemas técnicos de plantaciones puras convencionales. El ganado en pastoreo tiene selectividad de consumo por gramíneas y plantas verdes y ricas en N y rechaza vegetación contaminada con sus heces. El forraje disponible influye la selectividad del ganado y el nivel de defoliación de la vegetación. Se ha constatado que las bostas del ganado enriquecen con nutrientes el micrositio donde son depositadas y mejoran la estructura del suelo. Se pensó que para viabilizar el establecimiento de genízaro (Pithecellobium saman (Jacq.) Benth.) (leguminosae) y pochote, (Bombacopsis quinata (Jacq.) Dugand) en potreros, salvando los obstáculos mencionados, se podría hacer a través de siembra directa de semillas pregerminadas cuando haya suficiente humedad en el suelo; siembra sobre el substrato de bostas del ganado supuestas ser un substrato más fértil y repeler el ramoneo del ganado; pastoreo regulado del sitio, en nivel de carga y períodos; a fin de manipular la selectividad del ganado y permitir más tolerancia de eventuales daños. Aplicar a los arbolitos un repelente a base de estiércol líquido fermentado. Se hicieron tres experimentos para evaluar: a) crecimiento, ataque de depredadores y sobrevivencia de semillas establecidas en substrato bostas y suelo sin bostas; b) crecimiento, daños y sobrevivencia de plántulas de P. saman de 27 días creciendo en bostas y en suelo sin bostas, en potreros pastoreados con tres cargas animales; c) crecimiento, daños y sobrevivencia de arbolitos de pochote de 27 días con y sin repelente a base de estiércol líquido, en potreros pastoreados con tres cargas animales. Los estudios se realizaron en una finca privada en Rivas, Nicaragua entre mayo y agosto de 1998. La zona de vida es bosque tropical semi-húmedo, y el sitio era una pastura de jaragua Hyparrhenia rufa a nivel medio de degradación. A los 27 días, la sobrevivencia (93 vs 77 por ciento) y altura de plántulas (11 vs 9 cm) sembradas en suelo sin bostas fue mayor que en bostas, debido principalmente al encostramiento superficial de las bostas que aumenta la resistencia a la penetración de la radícula y la elevación de los cotiledones. Sin embargo, en bostas creció más la vegetación adyacente (65 por ciento más) y hubo menos ataque de plagas (3 veces menos). Se encontró más N y P en los tejidos de las plántulas de P. saman en bostas. A fin de evitar los riesgos de encostramiento se recomienda sembrar en bostas semi-deshidratadas, o en el borde de las bostas. Después de 4 ciclos de pastoreo y a 60 días de siembra: a) la altura; b) crecimiento durante la fase de pastoreo; c) porcentaje de plántulas intactas; d) sobrevivencia de plántulas de P. saman, fue mayor en el tratamiento de carga media en bostas (17.2 cm; 8.5 cm; 73 por ciento y 92 por ciento), y el de peor desempeño fueron los tratamientos de carga media y alta en suelo sin bostas (14 cm; 3.5 cm; 28 por ciento y 68 por ciento). Con el aumento del nivel de carga aumenta el daño total a las plántulas, disminuye la vegetación adyacente y por tanto la cobertura del suelo. Sin embargo, mientras en bostas el pastoreo y la defoliación del pasto facilita que las plántulas crecen con cargas media y alta, en suelo el pastoreo con nivel de carga media y alta el crecimiento es menor que con carga baja. Se concluyó que en bostas es posible aumentar la carga animal hasta el nivel medio (igual a las cargas corrientes de la ganadería local) y lograr los mejores resultados, mientras en suelo los mejores resultados se obtienen con la carga más baja. Las bostas mostraron gran eficacia en repeler el ramoneo; solo 0.4 por ciento de plántulas fueron ramoneadas; y la vegetación adyacente a bostas fue 150 por ciento más alta que en sitios sin bostas. Sorprendentemente, las bostas también protegen del pisoteo, éste fue significativamente menor en bostas (17 vs 56 por ciento). El ganado mostró selectividad por la vegetación adyacente, en el peor de los casos el ramoneo de plántulas fue de 13 por ciento. Después de 3 ciclos de pastoreo y a los 47 días de siembra, los arbolitos de B. quinata con repelente tuvieron mejor desempeño respecto a altura de arbolitos (11.2 vs 7.8 cm), altura de la vegetación adyacente (28 vs 15 cm); y la sobrevivencia (71 vs 60 por ciento). Sin embargo, en todos los casos los arbolitos disminuyeron su altura respecto a antes de pastoreo. la razón principal parece ser el alto nivel de pisoteo, debido a la siembra en las cercanías de las divisiones de los potreros por donde el ganado aparentemente traficó más. La siembra de seudoestacas, la soltura de suelo en el micrositio de siembra debido al hoyado contribuyeron a la gravedad del efecto del pisoteo. La mayor altura de la vegetación adyacente a los arbolitos con repelente se tomó como evidencia del efecto repelente del estiércol líquido usado como repelente. La siembra directa, el substrato bostas y el pastoreo regulado contribuyen a la compatibilidad ganadería y establecimiento de árboles. El ganado tiene rechazo por la vegetación contaminada y los arbolitos pueden ser protegidos por estiércol en forma de bostas o líquido. La vegetación en general crece más cuando están en el área afectada por aplicación de estiércol, eso confirma lo establecido por varios autores respecto al aporte de nutrientes y mejoramiento de la estructura del suelo. La clave del manejo silvopastoril para lograr el establecimiento de arbolitos bajo pastoreo es regular el forraje disponible para mantener la preferencia del ganado sobre el pasto, pastorear cuando los arbolitos tienen capacidad de cierto daño; y mantener un nivel de cobertura para proteger suelo y dar poco sombreamiento a los arbolitos.

Click on an image to view it in the image viewer