Normal view MARC view ISBD view

Caracterización y evaluación de la sostenibilidad de ocho unidades productivas en el área del pueblo Teribe, Provincia de Bocas del Toro, Panamá

by Maas Ibarra, R.E; CATIE, Turrialba (Costa Rica).
Publisher: Turrialba (Costa Rica) 1996Description: 242 p.Other Title: Characterization and sustainability evaluation of eight production units at the Teribe village, Bocas del Toro, Panamá.Subject(s): COMUNIDADES RURALES | EVALUACION | PANAMA | SISTEMAS DE EXPLOTACION | SOSTENIBILIDAD | EVALUATION | FARMING SYSTEMS | PANAMA | RURAL COMMUNITIES | SUSTAINABILITY | COMMUNAUTE RURALE | DURABILITE | EVALUATION | PANAMA | SYSTEME D'EXPLOITATION AGRICOLEOnline Resources: Es Summary: La evaluación de la sostenibilidad se define como el intento de caracterizar una situación e identificar sus principales tendencias. Algunos evaluadores de sostenibilidad se inclinan por la búsqueda de indicadores cada vez más rigurosos. Desafortunadamente estos no garantizan la adopción de las mejores decisiones porque no substituyen a la necesidad de tomar decisiones bien balanceadas. En otras palabras, si ya se sabe que existen problemas, conocer con gran exactitud hasta donde llegan los problemas no resulta particularmente útil. En el otro extremo se encuentran las tesis extremas que exaltan la participación comunitaria. Estas sugieren que dado un tiempo suficiente de debate, a nivel de comunidad, surgirán las mejores soluciones a los problemas. Sin embargo, en un mundo que cambia rápidamente y que se torna interdependiente, las nociones del conocimiento tradicional y de comunidades se están volviendo más y más relativas. En ambos casos los técnicos involucrados en actividades de desarrollo se desentienden de la responsabilidad de proponer soluciones. Los indicadores permiten aislarse en la esfera de la recolección de datos y descargar la responsabilidad en políticos o en burócratas. La participación comunitaria deja en manos de la comunidad la carga de diseñar una síntesis apropiada para afrontar los criterios conflictivos. El desafío es contribuir a que, en todos los niveles, se desarrolle mayor capacidad de analizar, sintetizar y proponer soluciones creativas. Afrontar este desafío requiere del uso de muchas herramientas, entre las que se incluyen la utilización de indicadores y la participación comunitaria, pero enmarcados en un contexto más amplio. Con el apoyo del Proyecto Conservación para el Desarrollo Sostenible en América Central (CATIE/OLAFO), esta investigación caracterizó y evaluó el nivel de sostenibilidad de ocho unidades productivas manejadas por productores del grupo étnico teribe. También se evaluó la sostenibilidad de dos complejos poblacionales ubicados en la zona de amortiguamiento del Parque Internacional La Amistad, región en la que se encuentra asentado el pueblo teribe. Durante la evaluación se contrastaron dos perspectivas: una basada en el empleo de indicadores de sostenibilidad, utilizando el Mapeo Analítico, Reflexivo y Participativo de la Sustentabilidad (MARPS) y otra basada en el criterio de productores y pobladores de los complejos poblaciones involucrados en el proceso de evaluación. Finalmente se hizo un contraste entre las perspectivas analizadas para establecer similitudes y diferencias, y así determinar la importancia que tiene el conocer los criterios y actitudes de productores y pobladores ante diferentes situaciones. Las dos perspectivas de análisis coinciden en que los sistemas de producción y los complejos poblacionales presentan un nivel de sostenibilidad potencialmente sostenible, y que los problemas a ser resueltos, en forma prioritaria, son los relacionados con aspectos de tipo económico y social. El nivel de impacto de las actividades humanas sobre la base de los recursos naturales se considera mínimo. Las perspectivas no son contradictorias, sino complementarias. Las diferencias muestran que existe una serie de aspectos que la evaluación técnica no considera, pero que son importantes para los productores. Los productores orientaron la evaluación hacia puntos que no fueron considerados por el técnico, lo que evidencia la importancia de contar con el criterio de las comunidades al momento de tomar decisiones que afectan la realidad de las mismas. La perspectiva técnica identifica las limitaciones de los productores al analizar los cambios que deben darse en la dimensión social. A la luz de los resultados se plantean una serie de propuestas, las cuales, una vez, implementadas deberán ser evaluadas y replanteadas y así sucesivamente en un proceso sin fin, ya que no existirá un estado final de sostenibilidad sino un proceso permanente por tratar de alcanzarla.
    average rating: 0.0 (0 votes)
Location Collection Call number Status Date due
BCO
GRAL Available

8 fig. 43 tab. Bib. p. 147-151. Sum. (En, Es)

Tesis (Mag Sc)

La evaluación de la sostenibilidad se define como el intento de caracterizar una situación e identificar sus principales tendencias. Algunos evaluadores de sostenibilidad se inclinan por la búsqueda de indicadores cada vez más rigurosos. Desafortunadamente estos no garantizan la adopción de las mejores decisiones porque no substituyen a la necesidad de tomar decisiones bien balanceadas. En otras palabras, si ya se sabe que existen problemas, conocer con gran exactitud hasta donde llegan los problemas no resulta particularmente útil. En el otro extremo se encuentran las tesis extremas que exaltan la participación comunitaria. Estas sugieren que dado un tiempo suficiente de debate, a nivel de comunidad, surgirán las mejores soluciones a los problemas. Sin embargo, en un mundo que cambia rápidamente y que se torna interdependiente, las nociones del conocimiento tradicional y de comunidades se están volviendo más y más relativas. En ambos casos los técnicos involucrados en actividades de desarrollo se desentienden de la responsabilidad de proponer soluciones. Los indicadores permiten aislarse en la esfera de la recolección de datos y descargar la responsabilidad en políticos o en burócratas. La participación comunitaria deja en manos de la comunidad la carga de diseñar una síntesis apropiada para afrontar los criterios conflictivos. El desafío es contribuir a que, en todos los niveles, se desarrolle mayor capacidad de analizar, sintetizar y proponer soluciones creativas. Afrontar este desafío requiere del uso de muchas herramientas, entre las que se incluyen la utilización de indicadores y la participación comunitaria, pero enmarcados en un contexto más amplio. Con el apoyo del Proyecto Conservación para el Desarrollo Sostenible en América Central (CATIE/OLAFO), esta investigación caracterizó y evaluó el nivel de sostenibilidad de ocho unidades productivas manejadas por productores del grupo étnico teribe. También se evaluó la sostenibilidad de dos complejos poblacionales ubicados en la zona de amortiguamiento del Parque Internacional La Amistad, región en la que se encuentra asentado el pueblo teribe. Durante la evaluación se contrastaron dos perspectivas: una basada en el empleo de indicadores de sostenibilidad, utilizando el Mapeo Analítico, Reflexivo y Participativo de la Sustentabilidad (MARPS) y otra basada en el criterio de productores y pobladores de los complejos poblaciones involucrados en el proceso de evaluación. Finalmente se hizo un contraste entre las perspectivas analizadas para establecer similitudes y diferencias, y así determinar la importancia que tiene el conocer los criterios y actitudes de productores y pobladores ante diferentes situaciones. Las dos perspectivas de análisis coinciden en que los sistemas de producción y los complejos poblacionales presentan un nivel de sostenibilidad potencialmente sostenible, y que los problemas a ser resueltos, en forma prioritaria, son los relacionados con aspectos de tipo económico y social. El nivel de impacto de las actividades humanas sobre la base de los recursos naturales se considera mínimo. Las perspectivas no son contradictorias, sino complementarias. Las diferencias muestran que existe una serie de aspectos que la evaluación técnica no considera, pero que son importantes para los productores. Los productores orientaron la evaluación hacia puntos que no fueron considerados por el técnico, lo que evidencia la importancia de contar con el criterio de las comunidades al momento de tomar decisiones que afectan la realidad de las mismas. La perspectiva técnica identifica las limitaciones de los productores al analizar los cambios que deben darse en la dimensión social. A la luz de los resultados se plantean una serie de propuestas, las cuales, una vez, implementadas deberán ser evaluadas y replanteadas y así sucesivamente en un proceso sin fin, ya que no existirá un estado final de sostenibilidad sino un proceso permanente por tratar de alcanzarla.

Click on an image to view it in the image viewer