Normal view MARC view ISBD view

Balance de N, P, K, Ca y Mg, para tres ciclos de rotación frijol - maíz con prácticas de conservación de suelos, en tierras de ladera, Turrialba, Costa Rica

by Tineo Bermúdez, A. L.
Publisher: Turrialba (Costa Rica) CATIE 1993Description: 134 páginas ilustraciones, 30 tablas 21.59 x 27.94 cm.Subject(s): COBERTURA VERDE | CONSERVACION DE SUELOS | COSTA RICA | DEGRADACION DEL SUELO | DISPONIBILIDAD DE NUTRIENTES | EROSION | ESCORRENTIA | LIXIVIACION | METODOS DE CULTIVO | PHASEOLUS VULGARIS | ROTACION DE CULTIVOS | SUELO ACIDO | TERRENO EN DECLIVE | ZEA MAYS | ACID SOILS | COSTA RICA | CROP ROTATION | CULTURAL METHODS | EROSION | LEACHING | LIVE MULCHES | NUTRIENT AVAILABILITY | PHASEOLUS VULGARIS | RUNOFF | SLOPING LAND | SOIL CONSERVATION | SOIL DEGRADATION | ZEA MAYS | CONSERVATION DES SOLS | COSTA RICA | DEGRADATION DU SOL | DISPONIBILITE D'ELEMENT NUTRITIF | EROSION | LESSIVAGE DU SOL | MODE DE CULTURE | MULCH VIVANT | PHASEOLUS VULGARIS | ROTATION CULTURALE | RUISSELLEMENT | SOL ACIDE | TERRE EN PENTE | ZEA MAYS | CULTIVO EN CALLEJONES;TURRIALBAOnline Resources: Texto completo (Es) | http://hdl.handle.net/11554/502 Summary: Debido a la percolación, el agua provoca un reemplazo paulatino de las bases cambiables por iones H y Al conduciendo a la acidificaicón progresiva de estos suelos. Con la finalidad de obtener resultados más confiables se recomienda para futuras investigaciones, realizar con mayor frecuencia muestreos del agua de escorrentía y del agua de infiltración, para determinar las variaciones en el contenido de nutrimentos según las fases de desarrollo del cultivo. Si bien los índices de erosividad I30 y EI30 m dieron buenos resultados, sería necesario realizar estudios para un período que comprenda por lo menos cinco años de registros, ya que los modelos obtenidos corresponden a solo un año de evaluación, y en suelos relativamente estables.Summary: Esta relación alcanza a 2000 veces para los casos de calcio, potasio y magnesio. El balance anual para cada nutrimento, en los tratamientos estudiados revela una tendencia a la disminución en las reservas año tras año, siendo más críticos los casos de calcio y magnesio. En el cultivo manejado tradicionalmente el balance para todos los nutrimentos siempre resultó negativo. Los rendimientos (promedio de tres años) obtenidos por el frijol y maíz en los tratamientos con coberturas resultaron ser mejores a los cultivos en callejones. Así mismo, los rendimientos obtenidos en el primer y segundo año son superiores a los obtenidos en el tercer año. Las pérdidas de suelo por erosión hídrica parecen no tener importancia mientras el suelo esté protegido con algún tipo de cobertura. Estas pérdidas alcanzaron en el período estudiado (1 año) hasta 694 kg/ha, y en promedio no pasan de 155 kg/ha. Sin embargo, la exposición de estos suelos al impacto directo de la lluvia puede ser muy grave puesto que las pérdidas registradas alcanzaron hasta 19.5 t/ha. Los análisis de regresión realizados señalan al modelo logarítmico como el mejor para predecir la erosión del suelo mediante los diferentes índices. Entre los índices que se estudiaron los que mejor resultaron fueron la intensidad máxima en 30 minutos (I30) y el índice de Wischmeier modificado (EI30 m). Los resultados encontrados muestran la importancia que tienen las pérdidas de nutrimentos del suelo por el proceso de lixiviación, por lo que se recomienda ponerle especial atención en investigaciones futuras. Este fenómeno es típico en regiones tropicales húmedas, particularmente cuando se practica una agricultura intensiva.Summary: La pobre fertilidad y los problemas de manejo asociados con el mantenimiento y la mejora de suelo, son los principales problemas que se presentan en el uso eficaz de suelos tropicales ácidos para la producción agrícola. Todo mejoramiento de la fertilidad y productividad de estos suelos ácidos pobres por naturaleza es costoso, por lo que se hace necesario recurrir a técnicas simples de bajo costo y sostenibles. Con el propósito de cuantificar las pérdidas de N, P, K, Ca y Mg, por los diferentes procesos hídricos (lixiviación, erosión hídrica y escorrentía superficial) y realizar un análisis de transferencia y balance de estos nutrimentos, entre octubre de 1992 y setiembre de 1993, se condujo un experimento en el Huerto Latinoamericano de Arboles Fijadores de Nitrógeno del CATIE, en San Juan Sur, Turrialba, Costa Rica. Se utilizaron parcelas de escorrentía, dispuestas en un diseño de bloques completos al azar, sobre las que se instalaron los tratamientos siguientes: cultivo manejado tradicionalmente, cultivo en callejones de cuatro metros (CC-4m), cultivo en callejones de seis metros (CC-6m), cultivo con cobertura foliar de Inga edulis y cultivo con cobertura de Erythrina fusca. El cultivo se refiere a una rotación frijol-maíz iniciada en 1990. Así mismo, se mantuvo limpia y sin ninguna cobertura una parcela por bloque, con la finalidad de estudiar relaciones entre algunas características de la lluvia y la pérdida de suelos por erosión hídrica. Cada parcela de escorrentía contó con un sistema colector constituído por una canoa para recolectar el suelo erosionado y una caja para medir la cantidad de agua escurrida. Al centro de cada parcela se instalaron cápsulas lisimétricas a 70 cm de profundidad, para obtener muestras de solución de suelo conteniendo los nutrimentos lixiviados. En muestras de suelo, agua y tejido vegetal, tomados oportunamente, se determinaron la composición de nutrimentos con los cuales se calcularon las pérdidas o movimientos de éstos en el sistema. La pérdida de nutrimentos por los diversos procesos hídricos difieren significativamente entre ellos. Las pérdidas por lixiviación de N, P, K, Ca y Mg alcanzan hasta 108, 6, 65, 362 y 29 kg/ha respectivamente. En el caso del nitrógeno, la pérdida por lixiviación de este nutrimento es aproximadamente 80 veces mayor que el perdido por erosión. List(s) this item appears in: TESIS CATIE TURRIALBA
    average rating: 0.0 (0 votes)
Location Collection Call number Status Date due
BCO
Colección de Tesis Thesis T588 Available

Incluye sumario en inglés y francés

Tesis (Maestría)

Bibliografía páginas 104-111

Debido a la percolación, el agua provoca un reemplazo paulatino de las bases cambiables por iones H y Al conduciendo a la acidificaicón progresiva de estos suelos. Con la finalidad de obtener resultados más confiables se recomienda para futuras investigaciones, realizar con mayor frecuencia muestreos del agua de escorrentía y del agua de infiltración, para determinar las variaciones en el contenido de nutrimentos según las fases de desarrollo del cultivo. Si bien los índices de erosividad I30 y EI30 m dieron buenos resultados, sería necesario realizar estudios para un período que comprenda por lo menos cinco años de registros, ya que los modelos obtenidos corresponden a solo un año de evaluación, y en suelos relativamente estables.

Esta relación alcanza a 2000 veces para los casos de calcio, potasio y magnesio. El balance anual para cada nutrimento, en los tratamientos estudiados revela una tendencia a la disminución en las reservas año tras año, siendo más críticos los casos de calcio y magnesio. En el cultivo manejado tradicionalmente el balance para todos los nutrimentos siempre resultó negativo. Los rendimientos (promedio de tres años) obtenidos por el frijol y maíz en los tratamientos con coberturas resultaron ser mejores a los cultivos en callejones. Así mismo, los rendimientos obtenidos en el primer y segundo año son superiores a los obtenidos en el tercer año. Las pérdidas de suelo por erosión hídrica parecen no tener importancia mientras el suelo esté protegido con algún tipo de cobertura. Estas pérdidas alcanzaron en el período estudiado (1 año) hasta 694 kg/ha, y en promedio no pasan de 155 kg/ha. Sin embargo, la exposición de estos suelos al impacto directo de la lluvia puede ser muy grave puesto que las pérdidas registradas alcanzaron hasta 19.5 t/ha. Los análisis de regresión realizados señalan al modelo logarítmico como el mejor para predecir la erosión del suelo mediante los diferentes índices. Entre los índices que se estudiaron los que mejor resultaron fueron la intensidad máxima en 30 minutos (I30) y el índice de Wischmeier modificado (EI30 m). Los resultados encontrados muestran la importancia que tienen las pérdidas de nutrimentos del suelo por el proceso de lixiviación, por lo que se recomienda ponerle especial atención en investigaciones futuras. Este fenómeno es típico en regiones tropicales húmedas, particularmente cuando se practica una agricultura intensiva.

La pobre fertilidad y los problemas de manejo asociados con el mantenimiento y la mejora de suelo, son los principales problemas que se presentan en el uso eficaz de suelos tropicales ácidos para la producción agrícola. Todo mejoramiento de la fertilidad y productividad de estos suelos ácidos pobres por naturaleza es costoso, por lo que se hace necesario recurrir a técnicas simples de bajo costo y sostenibles. Con el propósito de cuantificar las pérdidas de N, P, K, Ca y Mg, por los diferentes procesos hídricos (lixiviación, erosión hídrica y escorrentía superficial) y realizar un análisis de transferencia y balance de estos nutrimentos, entre octubre de 1992 y setiembre de 1993, se condujo un experimento en el Huerto Latinoamericano de Arboles Fijadores de Nitrógeno del CATIE, en San Juan Sur, Turrialba, Costa Rica. Se utilizaron parcelas de escorrentía, dispuestas en un diseño de bloques completos al azar, sobre las que se instalaron los tratamientos siguientes: cultivo manejado tradicionalmente, cultivo en callejones de cuatro metros (CC-4m), cultivo en callejones de seis metros (CC-6m), cultivo con cobertura foliar de Inga edulis y cultivo con cobertura de Erythrina fusca. El cultivo se refiere a una rotación frijol-maíz iniciada en 1990. Así mismo, se mantuvo limpia y sin ninguna cobertura una parcela por bloque, con la finalidad de estudiar relaciones entre algunas características de la lluvia y la pérdida de suelos por erosión hídrica. Cada parcela de escorrentía contó con un sistema colector constituído por una canoa para recolectar el suelo erosionado y una caja para medir la cantidad de agua escurrida. Al centro de cada parcela se instalaron cápsulas lisimétricas a 70 cm de profundidad, para obtener muestras de solución de suelo conteniendo los nutrimentos lixiviados. En muestras de suelo, agua y tejido vegetal, tomados oportunamente, se determinaron la composición de nutrimentos con los cuales se calcularon las pérdidas o movimientos de éstos en el sistema. La pérdida de nutrimentos por los diversos procesos hídricos difieren significativamente entre ellos. Las pérdidas por lixiviación de N, P, K, Ca y Mg alcanzan hasta 108, 6, 65, 362 y 29 kg/ha respectivamente. En el caso del nitrógeno, la pérdida por lixiviación de este nutrimento es aproximadamente 80 veces mayor que el perdido por erosión.

Click on an image to view it in the image viewer