Normal view MARC view ISBD view

Caracterización florística estructural de la vegetación arbórea de la quebrada la Chorrera y consideraciones para su restauración

by Portillo Figueroa, H.R.
Publisher: Ene-Jun 1997Subject(s): BOSQUE DE RIBERA | COMPOSICION BOTANICA | VEGETACION | MUESTREO | PROTECCION FORESTAL | ZAMORANO | HONDURAS | BOTANICAL COMPOSITION | VEGETATION | SAMPLING | FOREST PROTECTION | HONDURAS | COMPOSITION BOTANIQUE | VEGETATION | ECHANTILLONNAGE | PROTECTION DE LA FORET | HONDURAS In: Ceiba (Honduras) v. 38(1) p. 80Summary: En el presente estudio se realizó un levantamiento florístico estructural de un remanente de bosque de galería de la quebrada La Chorrera en Zamorano, Honduras y se consideraron ciertos aspectos para su restauración ecológica. Los objetivos específicos fueron: describir florística y estructuralmente la vegetación arbórea de la quebrada, identificar los cambios adversos ocurridos en la vegetación arbórea, detectar los problemas principales de la quebrada y proponer áreas prioritarias para restaurar o recuperar el bosque de galería. Se determinaron ciertos parámetros de vegetación, como: abundancia, dominancia, frecuencia, índices de valor de importancia y coberturas de suelo y dosel. El área total de muestreo fue de 6.8 ha en los que se registraron 1564 árboles, dentro de las cuales habían 76 especies, 46 familias y 68 géneros. Se encontró que las especies más abundantes y las que presentaban un IVI mayor eran G. ulmifolia y Q. oleoides. Se detectó que la cobertura del suelo era mayormente hierbas latifoliadas en sitios con buena cobertura de dosel y gramíneas en sitios abiertos y con pobre cobertura de dosel. Se pudo notar varias zonas en el bosque ribereño en las que predomina una determinada especie, tales como P. oocarapa, G. ulmifolia, Q. oleoide, M. tenuiflora, o asociaciones de especies, como F. insipida, S. capiri, D. arboreus, A. squamosa, C. odorata y T. rosea. Se elaboraron tres mapas de la cobertura forestal de la microcuenca La Chorrera utilizando fotografías aéreas de los últimos 40 años, una del año 1955, otra de 1977 y otra de 1995; también se elaboró un mapa del uso actual de la tierra en la microcuenca La Chorrera con la foto de 1995. Entre 1955 y 1977 se produjo una deforestación de 165 ha y entre 1977 y 1995 se perdieron 216 ha de bosque. La tasa actual de deforestación anual es de 1.8 por ciento, levemente superior que la tasa promedio anual del país (1.7 por ciento). Un poco menos de la tercera parte del área de la microcuenca está cubierta por zonas arbustivas o guamil. La quebrada La Chorrera sufre contaminación por factores externos e internos a la Escuela Agrícola Panamericana, siendo los de mayor peso la contaminación por aguas residuales de las plantas de Zootecnia y el basurero de la Escuela Agrícola Panamericana. Se identificaron y ubicaron las áreas prioritarias para restauración de acuerdo a cierto nivel de degradación existente, en las cuales se debe restaurar en base a las condiciones del sitio de cada lugar. Se recomendó el uso de una franja de amortiguamiento de 50 m a ambos lados de las orillas de la quebrada. Se encontró definitivamente que el bosque de galería se encuentra en malas condiciones por haber sido perturbado en su mayoría por la expansión agrícola, el uso indiscriminado de sus recursos y no haberse respetado una franja mínima de protección, lo que hace necesario empezar un proceso de restauración de la zona.
    average rating: 0.0 (0 votes)
No physical items for this record

Sumario solamente

En el presente estudio se realizó un levantamiento florístico estructural de un remanente de bosque de galería de la quebrada La Chorrera en Zamorano, Honduras y se consideraron ciertos aspectos para su restauración ecológica. Los objetivos específicos fueron: describir florística y estructuralmente la vegetación arbórea de la quebrada, identificar los cambios adversos ocurridos en la vegetación arbórea, detectar los problemas principales de la quebrada y proponer áreas prioritarias para restaurar o recuperar el bosque de galería. Se determinaron ciertos parámetros de vegetación, como: abundancia, dominancia, frecuencia, índices de valor de importancia y coberturas de suelo y dosel. El área total de muestreo fue de 6.8 ha en los que se registraron 1564 árboles, dentro de las cuales habían 76 especies, 46 familias y 68 géneros. Se encontró que las especies más abundantes y las que presentaban un IVI mayor eran G. ulmifolia y Q. oleoides. Se detectó que la cobertura del suelo era mayormente hierbas latifoliadas en sitios con buena cobertura de dosel y gramíneas en sitios abiertos y con pobre cobertura de dosel. Se pudo notar varias zonas en el bosque ribereño en las que predomina una determinada especie, tales como P. oocarapa, G. ulmifolia, Q. oleoide, M. tenuiflora, o asociaciones de especies, como F. insipida, S. capiri, D. arboreus, A. squamosa, C. odorata y T. rosea. Se elaboraron tres mapas de la cobertura forestal de la microcuenca La Chorrera utilizando fotografías aéreas de los últimos 40 años, una del año 1955, otra de 1977 y otra de 1995; también se elaboró un mapa del uso actual de la tierra en la microcuenca La Chorrera con la foto de 1995. Entre 1955 y 1977 se produjo una deforestación de 165 ha y entre 1977 y 1995 se perdieron 216 ha de bosque. La tasa actual de deforestación anual es de 1.8 por ciento, levemente superior que la tasa promedio anual del país (1.7 por ciento). Un poco menos de la tercera parte del área de la microcuenca está cubierta por zonas arbustivas o guamil. La quebrada La Chorrera sufre contaminación por factores externos e internos a la Escuela Agrícola Panamericana, siendo los de mayor peso la contaminación por aguas residuales de las plantas de Zootecnia y el basurero de la Escuela Agrícola Panamericana. Se identificaron y ubicaron las áreas prioritarias para restauración de acuerdo a cierto nivel de degradación existente, en las cuales se debe restaurar en base a las condiciones del sitio de cada lugar. Se recomendó el uso de una franja de amortiguamiento de 50 m a ambos lados de las orillas de la quebrada. Se encontró definitivamente que el bosque de galería se encuentra en malas condiciones por haber sido perturbado en su mayoría por la expansión agrícola, el uso indiscriminado de sus recursos y no haberse respetado una franja mínima de protección, lo que hace necesario empezar un proceso de restauración de la zona.

Click on an image to view it in the image viewer